Tuesday, February 20, 2024
Battle Reports

[ESP] Defendiendo el puerto

-Asi que… ¿Te quedas esta noche?
La mirada de Lila era invitadora, cautivadora.
-No… esta vez no puedo- Juan Perez la miró sabiendo lo que se estaba perdiendo, pero sabía que no podía quedarse-, necesito ir al Alto Comando, todo se está yendo a la mierda esto días.
Tras un largo beso, la puerta cerró y Juan caminó por el pasillo, lo bueno del módulo habitacional es que había gravedad y no había necesidad de estar con las botas gravitacionales encendidas. Se estaba arrepintiendo por no quedarse pero algo le decía que las cosas no iban bien -quizás la muerte de Rico-. Hoy habrá algo, y seguramente mañana también… pensó.
-Malditas “inteligencias”-gritó-, es lo mismo sean hechas por humanos que por simios o bichos alienígenas… -Se detuvo y golpeó la pared.
-Si no estás con ellos, estás en su contra…- murmuró.
Un mensaje en su Comm-log lo sacó de sus reflexiones, su sentir estaba en lo correcto:
“Invasores en el Puerto Militar. Los remotes están teniendo problemas, considerarlos como hostiles.”

Reporte de Batalla – Defendiendo el puerto

-¡Enemigo en la puerta! -gritó con desesperación el Voluntario que estaba más cerca.
-¡Disparen! -gritó el 3rd Grey mientras disparaba su rifle contra el Jaguar de Corregidor que se les lanzaba sin miedo alguno.
-¡Mueran, hijos de puta! -El típico grito de “El ferras” antes de accionar su Chain-Rifle. 
Cuando el humo se disipó en el cuarto, uno de los voluntarios -el que estaba más alejado- se encontraba en el suelo entre un reguero de sangre, totalmente inconsciente. El Voluntario que estaba más cerca se había salvado de milagro, seguramente por su Kilt táctico. 
El Ferras aventó su rifle al suelo y tomó de su cinto las dos armas blancas que siempre llevaba consigo, las armas típicas de los Jaguares: una mezcla de Oz y Kopesh que hacía bastante daño. Tomó una con cada mano y brincó directo al combate cuerpo a cuerpo contra el enemigo que tenía frente a él. El 3rd Grey disparó sin miramientos tratando de acabar con el Jaguar pero sus balas rebotaron en la incipiente armadura táctica del jaguar. 
El pobre voluntario no pudo ni desenvainar su cuchillo cuando ya de su gargante brotaban borbotones de sangre. Entonces, tras un fuerte grito, cargó contra el único caledonio que seguía vivo en la sala:
-¡Muereeee putoooo!
El caledonio desenvainó su espada de teseum pero el kopesh fue más rápido. Su costado recibió un corte limpio y profundo, que le hizo escupir sangre por la boca. Trató nuevamente de asestar un corte pero tras esquivar la espada, el jaguar cortó en una de sus piernas… entonces, tras intentar nuevamente mover la espada, el caledonio cayó de rodillas, justo frente a los pies del Ferras, quien seguía aún con bastante sed de sangre.